domingo, 5 de julio de 2009

Tech Tip: Los errores comunes en la extricación vehicular



No solo a nivel vehicular, los chalecos de extricación son cada vez más empleados por su flexibilidad, grado de inmovilización, transportabilidad y peso. En misiones SAR, estos elementos han ganado mucho terreno y han salvado de serias lesiones en toda la columna vertebral a victimas que debieron ser estabilizadas y transportadas por largos periodos hasta su evacuación definitiva. En esta ocasión hablaremos de los errores más comunes en la utilización de dispositivos de extricación tipo chaleco.

Existen ciertos errores circunstanciales y comprensibles, como la incorrecta colocación de una cinta de sujeción abdominal con su par opuesto, o bien la imposibilidad de colocar el dispositivo de forma ideal por circunstancias ajenas al personal de emergencias (por ejemplo, falta de visibilidad o una cabina de automotor seriamente deformada) Existen otro tipo de equivocaciones que, sin embargo, implican errores conceptuales provocados por desconocimiento u olvido de reglas fundamentadas en la anatomía del paciente y en sus posibles lesiones luego de un trauma.

La victima podría verse seriamente afectada de por vida culpa de estos pequeños olvidos u errores. Incluso el rescatista podría verse complicado posteriormente en una desagradable situación legal o de mala praxis.

Debemos recordar que el paciente sólo debe ser extricado de un vehículo mediante un dispositivo de extricación tipo chaleco en caso de encontrarse estable; sin compromiso de su ventilación y circulación general. De lo dicho anteriormente, se deduce que no se trata de una emergencia, sino de una urgencia, por lo cual el personal de emergencias debería tomarse el tiempo necesario para realizar la extricación correctamente. Es a causa de este punto (que no debiera ser ignorado bajo ninguna circunstancia) que cualquier movimiento innecesario podría comprometer la integridad del sistema nervioso del paciente. Si bien al momento del arribo del rescatista pueden no existir signos y síntomas de un compromiso neurológico, esto no implica bajo ningún punto de vista que la columna cervical se encuentre indemne y se pueda manipular a la victima sin las precauciones necesarias. Veremos pues, 3 grupos de errores que suelen cometerse en una extricación vehicular.

1- El primer grupo de errores frecuentes, consiste en una incorrecta aproximación al paciente, lo cual genera movimientos lógicos con la cabeza, buscando con la vista al personal de emergencias. Una continuidad de este error implica una incorrecta manipulación de la columna cervical, generando un movimiento espinal innecesario y peligroso al llevarlo hasta la posición neutral. Al colocarse el collar cervical, este no debe ser demasiado grande (lo cual generaría una hiper-extensión cervical) ni demasiado pequeño (lo cual generaría una flexión cervical y fallaría en descomprimir la carga axial sobre las vértebras cervicales) y no debe estar demasiado ajustado (ya que disminuiría el retorno venoso de la cabeza) ni demasiado suelto (con lo cual no cumpliría con su función). Un último detalle importante es evitar bajo cualquier circunstancia que el maxilar inferior del paciente no pueda moverse voluntariamente, lo cual generaría una bronco-aspiración en caso de regurgitación.

2- El segundo grupo de errores, incluye todos aquellos movimientos innecesarios, que en algunas ocasiones, obliga a la victima por si misma a realizar movimientos para poder posicionar correctamente el chaleco en su dorso. Es importante también evitar una tensión rotatoria sobre la columna vertebral al realizar el ajuste de las cintas de sujeción. Dentro de estos errores, suele estar presente un mal manejo de ciertas características patológicas del paciente, como una cifosis (lo cual obligaría al personal de emergencias a “rellenar” el espacio entre la región occipital del cráneo de la victima y el dispositivo de extricación tipo chaleco). Es muy recomendable, sino fundamental, que un rescatista se mantenga permanentemente en contacto con el paciente explicando cada acción que el equipo de rescate realiza. Esto ayudará a mantener a la victima lo menos ansioso posible y cooperativo para con los movimientos que se realizaran.

3- Por último, debemos recordar que el dispositivo de extricación tipo chaleco es simplemente un elemento para trasladar a la victima desde el lugar donde se la encuentra hasta una tabla espinal rígida, o eventualmente una camilla. Este es un paso que no puede ni debe saltearse, ya que estos dispositivos no evitan la movilidad de los miembros inferiores. Tanto los movimientos de rotación como los de aducción y abducción repercuten en la estabilidad pélvica y ésta, en la estabilidad espinal general.

En este video, pueden verse todos estos errores juntos y observar el grado de movilidad y poca (casi nula) restricción física del torso y cabeza cuando un chaleco es mal colocado.

©2009 GOER

1 comentario:

Pantera dijo...

No, pues ya mejor le hubieran dicho que se fuera al hospital en el transporte público ¿no? (estoy siendo sarcástico).

Excelente blog.