martes, 22 de mayo de 2012

Técnica: Seguridad en el montaje de Tirolesas


Las Tirolesas, algunas veces llamadas teleféricos o líneas de altura (dependiendo en el país donde usted de encuentre), son sistemas suspendidos entre dos puntos realizados con cuerdas o cables de acero, los cuales son utilizados para mover personas o equipamiento entre estos dos puntos distantes. Las Tirolesas pueden ser horizontales, cuando los dos puntos distantes se encuentran a la misma altura; o bien pueden ser anguladas cuando alguno de los puntos se encuentra a diferente elevación del otro.

Las tirolesas se utilizan para cruzar un cañón, un valle, depresión en el terreno o bien un río desbordado, profundo o caudaloso o también un valle entre dos puntos elevados el cual posea mucha vegetación y el tiempo en cruzarlo consuman mucho esfuerzo o sea peligroso para mover una camilla por ese terreno. Aun cuando muchos equipos de rescate discuten la utilidad real de una tirolesa (el GOER es uno de ellos), debido a la técnica en si y el tiempo de armado de las mismas; estas deben ser no solo conocidas para el personal, sino también practicadas a menudo como una técnica útil en algunos casos puntuales (especialmente en rescate urbano o en cañones o sierras abruptas) donde las tirolesas han demostrado ser muy útiles en muchos rescates.

Otra razón (y con buenos fundamentos) por lo cual las tirolesas son a veces descartadas por muchos grupos de rescate para su utilización, es debido a la potencial sobrecarga que puede sufrir el equipamiento y sobre todo los puntos de anclaje causando que esta falle con consecuencias fatales para los operadores o materiales que sean transportados por ella. Esta es una preocupación verdaderamente legítima y real al igual que el tiempo que demanda montar este sistema; sin embargo este tiempo puede ser reducido con entrenamiento adecuado. En resumen, en situaciones MUY especificas, las tirolesas pueden brindar muy buenos beneficios que pueden ser mayores que los puntos negativos mencionados.

Existen dos tipos básicos de Tirolesas. El Sistema Kootenay, el cual consta básicamente de una línea tensionada, la cual soporta la/s poleas y mosquetones y la carga puede ser descendida en la mitad del recorrido reduciendo la tensión en la línea principal. La Tirolesa Clásica en cambio, mantiene la tensión constantemente (línea fija) y luego puede descender la carga durante su recorrido mediante el uso de poleas y cuerdas secundarias.

Tensionando una Tirolesa

Limitar la tensión de una Tirolesa es absolutamente necesario para estar dentro del Factor de Seguridad del Sistema Estático (o en sus siglas en inglés SSSF). Cuanto más alto es el ángulo en el tope de la Tirolesa, mayor se multiplicará la carga en los puntos de anclaje. (Ver Ángulos de incidencia). A 175° grados, la carga en los puntos de anclaje es 11 veces mayor al peso que cuelga en el centro de la  Tirolesa. Cuanto mas se aproxime el ángulo de incidencia a los 180° grados, la carga en los anclajes se multiplicará hasta el infinito.


La incorporación de dinamómetros u otros mecanismos de medición de fuerza en el sistema, son la única manera de poder determinar exactamente las fuerzas que está soportando el sistema. Aun cuando todo el sistema esté correctamente montado, el solo movimiento de la carga a través de la tirolesa resulta en variaciones de varios cientos de kilogramos, los cuales son soportados por el punto de anclaje. Algunos grupos de rescate llevan consigo un dinamómetro, también resulta poco realístico en la práctica debido a su peso, volumen y por qué no un costo económico bastante grande que afrontar; sin embargo y aun así, algunos grupos llevan uno de estos aparatos consigo.

La incorporación de nudos Prusik en el sistema provee un backup  en caso de que el sistema sea sobrecargado. También existen limitadores de fuerza, tales como el Yates Screamers, los cuales pueden ser utilizados para advertir cuando una carga específica fue excedida. La carga máxima depende del rango operacional de estos limitadores y la cantidad que usted haya utilizado conjuntamente en el sistema.

Se requiere particular atención cuando se utilizan cuerdas de pequeño diámetro en la línea principal. La reducción en el diámetro de la cuerda produce (según el tipo de cuerda) un menor estiramiento de la misma que en cuerdas de mayor milimetraje, además de reducir también el milimetraje del cordín utilizado para los nudos Prusik, lo cual también pone en riesgo la integridad de la retención del sistema ya que para carga humana, no deberíamos jamás utilizar cordines menores a los 6mm. a tal efecto. También, la utilización de una cuerda de menor milimetraje, requiere un especial cuidado en los casos de multiplicación de fuerzas, ya que estas al ser de menor diámetro también tienen un rango menor de resistencia y carga de rotura. Debido a que hay grandes tensiones en un Tirolesa, se recomienda utilizar cuerdas de entre los 10.5mm a 13mm para mayor seguridad. Esto no es taxativo y teniendo el entrenamiento y la debida precaución, pueden llegar a utilizarse cuerdas de 8.8mm en adelante en casos de emergencia o rescate alpino, donde muchos grupos suelen llevar algunos juegos de cuerdas para usar en forma doble o gemela. Repetimos, no es un caso ideal pero pueden ser utilizadas con el debido entrenamiento. Lo mismo sucede con las cuerdas dinámicas de escalada. Estas poseen un nivel muy alto de elongación y no son las ideales para montar tirolesas, pero en algunos casos estas pueden ser utilizadas perfectamente, mas que nada en casos de búsqueda y rescate de montana, donde se suelen llevar este tipo de cuerdas para poder acceder equipando hasta la posición de una victima.

Las reglas para determinar los límites de tensión

Ante todo, debemos aclarar que jamás deben ser utilizados elementos mecánicos tales como malacates eléctricos, hidráulicos, a cadena, etc.; como así también vehículos motorizados para tensionar una Tirolesa. Esto es un habito particular entre los rescatistas urbanos tales como los bomberos, los cuales para acelerar el proceso de montaje utilizan estos elementos los cuales carecen de sensibilidad para expresar cuanta tensión aplicamos al sistema, debido a que con cero esfuerzo humano se tensiona el sistema y perdemos noción de la fuerza que fue requerida para el montaje del mismo.

Hecha la aclaración anterior, las siguientes reglas universales lo ayudaran a estimar la tensión de una Tirolesa y saber si ésta es o no está dentro de los límites aceptables.

La regla de un solo hombre. Una de las primeras reglas era la de tensionar la Tirolesa por no más de una persona tirando al máximo de su fuerza sin ningún tipo de ventaja mecánica. El peso de la cuerda desplegada y la fuerza del operador eran elementos muy variables en esta regla, sin embargo es una de las más conservadoras en algunos casos y también demasiado inútil a la vez al dejar la cuerda demasiado laxa y con demasiada poca tensión para su utilización.

La regla del 10% porciento. Esta regla es otra manera de limitar la fuerza en el sistema. Por cada 91kg de carga  en la línea principal, la comba que se forma por la misma debería ser igual a un 10% del arco en el sistema, antes de que este se encuentre cargado. Las variables son la longitud del arco y el peso de la carga. Los 91kg de peso en 30metros de cuerda, deberían tener una comba de 3metros en la línea principal. Conociendo la longitud total de la cuerda desplegada, se podría estimar con bastante exactitud esta regla, el problema es que visualmente es bastante difícil estimar la comba con exactitud. La experiencia ayuda bastante para estimar la comba en tirolesas horizontales, pero en tirolesas de ángulo negativo es siempre más dificultoso.


La regla de los 15° grados. En una tirolesa horizontal, deje un ángulo de 15° grados de declinación en la comba de la línea principal cuando esta no esta cargada. Un inclinómetro siempre es útil para medir el arco. Aplicando esta regla, el sistema debería soportar unos 200kg en una cuerda de 11mm. Esta técnica se realiza tensionando la línea principal muy bien para obtener la cuerda totalmente perpendicular al suelo y de ahí se comienza a distensionar la misma para obtener el ángulo de 15° de declinación, dejando que la gravedad haga su trabajo. Para esto, es importante siempre tomar los ángulos desde el punto medio del arco, hacia los puntos de anclaje.


La regla de la cantidad de personas. Si la fuerza aplicada al sistema por cada persona es conocida entre el número de personas que tensiona la misma, entonces la fuerza ejercida en la Tirolesa puede ser calculada. Este es uno de los métodos más consistentes para limitar la tensión en un sistema de Tirolesas. La experiencia en el uso de dinamómetros en el terreno la ha confirmado, aunque muchas veces las fuerzas aplicadas son variables. Esta es una regla “a ojo” bastante certera para calcular si el SSSF es aceptable. El número de personas disponibles para tensionar la Tirolesa determinara que sistema de ventaja mecánica no aplicara demasiada tensión a la Tirolesa.

Por ejemplo, utilizando una cuerda de 11mm (y siempre nos referimos a cuerdas estáticas cuando hablamos de rescate), un factor de 12 es el siempre utilizado. Otro ejemplo, con 6 personas tirando: un sistema mecánico 2.1 debe ser utilizado. Esto da multiplicando la cantidad de personas por el tipo de sistema mecánico empleado. Ejemplo:
6 personas x 2:1 (Ventaja mecánica)= Factor 12.
4 personas x 3:1 (Ventaja mecánica)= Factor 12

Para tensionar dos cuerdas a la vez con un sistema 2:1 por ejemplo, de puede utilizar un sistema de ventaja mecánica en serie sobre ambas cuerdas para mantener la misma tensión en las mismas en forma unísona y ecualizada durante la operación.  Como un dato, para este sistema se utiliza un sistema de poleas utilizando una cuerda anexa, comenzando el mismo desde un anclaje con el final de la cuerda.


Las puntas de las cuerdas de la Tirolesa (las cuales no están en tensión), pueden tener una polea separada en otro punto de anclaje con nudos Prusik para mantener la carga como backup del sistema de tensión principal. Si las cuerdas de la tirolesa debieran ser distensionadas, a estos otros puntos de anclaje le podemos colocar un descensor, rack u ocho para lentamente ir distensionando todo el sistema en forma más simple.

En otra entrega seguiremos hablando de las tirolesas y algunas formas clásicas de como montarlas. Este es un tema muy largo de desarrollar (al igual que los sistemas de ventaja mecánica/poleas) e intentamos describir lo mejor posible todas las variantes posibles para montar en forma segura los mismos. Como dato extra, no deje de ver nuestro artículo sobre amarres circulares y poleas Kootenay (AQUÍ) el cual sin dudas le será de mucha utilidad para estos sistemas.

©2012 GOER
Licencia de Creative Commons

5 comentarios:

Maximiliano gonzalez garcia dijo...

ESTE TEMA ES MUY INTERESANTE.
NOSOTROS TENEMOS UN SISTEMA QUE TIRO-LESAS CON TENSIÓN CONTROLADA Y DE ESTA FORMA PODEMOS CONTROLAR EL ANGULO DURANTE EL RECORRIDO DE LA CARGA.
CORDIAL SALUDO.
ESCUELA DE RESCATE MAX-ONE

Antonio dijo...

Hemos hecho pruebas con el tensionado de la tirolina, y poniéndo dinamómetro en los distintos puntos del anclaje (en una triángulación).. con ángulos mucho mayores de los que se representan, y la verdad es que nos sorprendió la poca carga soportada por cada uno de los 3 puntos de anclajes..

Mauricio Moncayo dijo...

los temas son muy interesantes , pero me gustaria aprender mas como lo podria realizar con una camilla y que sistema seria el mejor y mas adecuado, si alguien me puede colaborar seria de gran ayuda....gracias... mauriciomoncayo7@hotmail.com

Mauricio Moncayo dijo...

este tema me parece muy interesante pero me gustaria saber que tecnica o sistema montar con el uso de camilla y rescatista para hacer esta tirolesa, si alguien me puede colaborar seria de una gran ayuda.... mil gracias.....


MAURICIO MONCAYO

Omar Carrillo dijo...

Apreciable Administrador:

Reciba usted un cordial saludo desde México y mi más sincero agradecimiento puesto que, en días pasados como parte de un programa de ejercicios buscaba yo información relativa al procedimiento mas eficiente y seguro para la instalación de una tirolesa de rescate, información que pude encontrar en su blog y que tras haber analizado de manera repetida y detallada concluí que era la mejor de las tantas opciones encontradas.

Esta información específicamente el uso de un sistema con ventaja mecánica de operación manual (en nuestro caso un polipasto 4:1) nos permitió montar de forma eficiente nuestro sistema de tirolesa y no solo funcional a nivel operativo sino que los datos que usted aporta en su blog como son: El porcentaje de elongación, el factor 12 en un sistema de polipasto 4:1 operado por 3 personas, las tensiones estimadas, etc., fueron datos corroborables durante el montaje y operación del sistema, con lo que queda demostrado que el grado de experiencia que usted ostenta es real.

Mas admirable aun para mí es el hecho de que usted comparta información tan valiosa sin esperar nada a cambio, por estas razones le reitero un sincero agradecimiento en nombre mío y de mis compañeros.

Gracias y tenga usted un excelente día atentamente: Omar Carrillo Chávez.