miércoles, 16 de mayo de 2012

Opinión: Seleccionando un instructor de rescate


Existen muchas maneras de aprender más acerca de esta actividad llamada Rescate. La realidad es que en nuestro país a nivel nacional (como en la mayoría de los países Latinoamericanos), no existe una certificación reconocida en Rescate Técnico o Rescate Vertical, como así también en otras especialidades. La mayoría de las veces nos encontramos con que básicamente cualquier persona se presenta como instructor y por el solo hecho de ofrecer sus servicios pagos, se convierte en instructor profesional. La realidad es que el profesionalismo no siempre esta acompañado de una actividad lucrativa, sino también por la experiencia, el reconocimiento y la capacitación formal de un individuo. Nosotros hemos presenciado clases ofrecidas por ¨Instructores¨ los cuales su único historial fue tomar una clase introductoria de otro instructor por ejemplo. Entonces a la hora de elegir, que podemos hacer al respecto? Aquí les damos algunas preguntas básicas para que pregunten en cualquier caso:

-Cual es el contenido del curso?
-Existe algún tipo de certificación del mismo o del instructor?
-Hay experiencia en la conducción de este mismo curso en el pasado?
-El instructor posee experiencia enseñando?
-El instructor posee experiencia en rescate?
-Tiene seguro de vida y terceros?

Fíjese atentamente en los contenidos y cuales son los objetivos del curso ofrecido. Si estos claman que pueden tomar a un principiante y certificarlo como técnico en rescate en alguna especialidad o  convertirlo en instructor en 5 horas o inclusive en todo un fin de semana, usted tiene que dudar de este. Un buen curso de rescate va a tomar el tiempo necesario para enseñar los fundamentos, las técnicas, los equipos y llevar a la práctica los mismos. Antes que le ofrezcan un curso avanzado, estas escuelas o instructores deberían saber cuanto entrenamiento y experiencia previa usted tiene. En esos casos, las certificaciones, títulos y honores deberían ser los elementos de evolución inmediata que deberían ser requeridos para este cometido y no solo el criterio personal del instructor pensando si usted sabe o no de la materia para poder certificarlo en otro nivel.

Un centro de entrenamiento o instructor serio debería solamente certificar que usted tomó su clase, esto no necesariamente quiere decir que no exista otra escuela o instructor que posean el mismo programa de instrucción certificado por una universidad o entidad internacional. En Rescate, es lo que usted pueda realizar lo que cuenta y no un trozo de papel en su archivo personal. Si la escuela o instructor proveen de un certificado de otra organización o avalado por otro organismo, verifique que calificaciones tiene dicha institución y si realmente esta escuela o instructor ha sido certificado o avalado por esa organización, sobre todo para darle a usted una certificación de terceros. Hoy con la ayuda de internet es sumamente fácil pedir referencias laborales, de membresía o avales de la/as organizaciones que esta escuela o instructor declare tener.

También a tener en cuenta es importante si usted es profesional (militar, policía, bomberos, etc.) que revise si este nuevo aval que esta por obtener, esta reconocido por su institución o no. No vaya a ser que realice un curso que luego su empleador o directivo no vaya a reconocer.

Pregunte siempre por referencias. Trate de buscar referencias en otras personas que hayan tomado cursos con esta escuela o instructor y pregúnteles que le ha parecido el curso. Este seguro que el estudiante haya realmente sentido que acrecentó sus habilidades en el curso que tomó, en vez de solamente haber sido invadido por un aluvión de información o un volumen de material innecesario que no le haya servido de mucho. Algo importante también a tener en cuenta, es que esta referencia tampoco provenga de un inexperto o aprendiz que excitado por su primer rappel, le ha contado que el curso es una maravilla.

Encuentre si el instructor cuenta con las habilidades cognoscitivas y didácticas para poder efectivamente comunicar el material que esta ofreciendo. Existen muchos instructores que realmente poseen mucho conocimiento y experiencia, pero lamentablemente son repetitivos, poco expresivos o directamente no saben transmitir una idea en forma efectiva. Pregúntele al instructor por ejemplo:

-Cuantos alumnos va a tener la clase?
-Cual es la relación entre cantidad de Instructores/estudiantes?
-La clase será brindada en un aula o directamente en el terreno?
-Cual es la relación en carga horaria entre el aprendizaje en el aula de clases y el terreno?
-Cual es el margen de seguridad y cobertura con que cuenta?

A continuación, encuentre el nombre del instructor que estará dando esta clase y busque sus calificaciones personales:

-El instructor posee experiencia en el ámbito de emergencias?
-Cuanta experiencia tiene el instructor dando clases?
-El instructor es ocasional, part-time o a tiempo completo?
-Puede suministrar información de clases anteriores? (Locaciones, fotografías, contactos, etc.)
-El instructor estuvo alguna vez en una misión o situación de rescate real?

Este último punto nosotros pensamos que es realmente muy importante. Un instructor con experiencia en rescate, crea un nexo importante entre el estudiante y el mundo real que un instructor que solo asiste a cursos de rescate carece totalmente. Para citar un ejemplo de un caso muy común en el mundo del rescate es el que sucede con los instructores de buceo, los cuales al poseer certificaciones internacionales en la materia y al estar estas disponibles y mundialmente aceptadas (PADI, SSN, DAN, Etc.), pueden ¨fabricar¨ buzos e instructores denominados ¨Buzos de piscina¨, ya que realizaron decenas de cursos, obtuvieron su diploma, pero poca experiencia o a veces nula poseen en el mundo real.

Hoy en día hay muchísima mas gente ensenando rescate en algunas especialidades que hace 15 años atrás. El auge de la internet, los deportes extremos y la disponibilidad de material digital y audiovisual, brindan muchas herramientas que si bien son útiles, deben ser complementarias para cualquier instructor, ya que la instrucción no solo debería ser calificada y certificada, sino normativizada para que podamos contar con un estándar especifico y evaluatorio de las capacidades de un instructor. Tomando clases con varios instructores, nos hemos dado cuenta que por lo general estas clases reflejan la experiencia del mismo en las clases que el a tomado. Es difícil que alguien pueda aclamar que puede enseñarle todo lo que usted necesita saber, aunque existen cursos que van  mas en profundidad que otros por supuesto. Asistiendo a uno, dos o tres cursos de rescate, no significa ni remotamente usted haya completado su educación. Inclusive instructores calificados realizan permanentemente seminarios y cursos de perfeccionamiento, ya que las técnicas y las tecnologías cambian constantemente y un buen profesional debería estar al tanto de ellas en la mayor cantidad posible.

Un curso de excelencia de cualquier especialidad de rescate debería contar con horas de estudio en el aula, horas de practica en el terreno y un examen técnico evaluatorio para verificar que usted a comprendido los conceptos generales del mismo. Cualquier curso que carezca de alguno de estos elementos, es verdaderamente sospechoso. Aun si usted a pagado por el mismo, si no a logrado los conocimientos requeridos por la catedra, usted no debería ser certificado si no logra el nivel requerido por la catedra. Vemos muchos casos donde por el solo hecho de haber pagado un curso, no solo los cursantes exigen su certificación, sino que los instructores ceden a dársela por miedo a que estos sean desacreditados como tales o no referenciados en el futuro. Si usted es instructor y esta leyendo esto, entienda que no esta enseñando a atarse los cordones de un zapato sino a salvar vidas y si usted certifica a alguien que no a adquirido los conocimientos necesarios, solo existen tres factores posibles: O el alumno no presto la atención debida, o no estaba a la altura de la catedra, o usted no supo transmitirle los conceptos del curso (algo muy a menudo visto en pseudo-instructores o instructores con muy poca experiencia).

Por ultimo, usted no sabrá todo lo que sabe, hasta que no haya tomado otro curso mejor o haya trabajado con profesionales altamente mas capacitados.

Esto es un tema realmente para desarrollarlo más en profundo, ya que existen muchos aspectos entrecruzados aquí, pero esperamos que esta pequeña guía lo haya orientado no solo a la búsqueda de una mejor fuente de instrucción, sino a la excelencia que en realidad es lo que verdaderamente un ¨profesional¨ debe perseguir.

Inst. Facundo García
Capitán / Comité Directivo
GOER

©2012 GOER
Licencia de Creative Commons

1 comentario:

PORTAL Latinoamericano dijo...

Saludos... Facundo
por toda la exposicion anteriormente expuesta y agradesco cada linea escrita como Instructor y director de la Escuela SAR; en esta lucha tenaz por lograr la calidad en los entrenamientos pars el personal de rescate, nos hemos encontrado con perosas entrenados y que han asistdo con unos "Tecnicos" que han deformados la instruccioon y formacion,incluendola modificacion de tecnicas..creando nuevs paradigmas con la intension de generar una reputacion que no tinene porque su experiencia real no ha sido posible en muchos aspectos y manejan estamas como negocio que como una tradicion de transferencia de conocimiento..

gracias por tus palabras.. excelente...
de paso te dejo aqui el web de nuestro Tour de Adiestramiento WARRIORS 2013-2014...
http://aranacarlos.wix.com/tourwarriors1314

gracias y un fuerte abrazo desde Sandy, Utah