lunes, 13 de abril de 2009

Test: Chaleco de Extricación OSS ll de SKEDCO

Resumen: Para comenzar a describir este dispositivo de extricación debemos traer a colación de una forma casi inevitable a su antecesor (y hasta hace unos 15 años el rey del mercado en cuanto extricación se trata) el Kendrick Extrication Device de Ferno, el cual prácticamente instaló el nombre KED como marca registrada para los dispositivos de extricación tipo chaleco; de hecho es común en Latinoamérica nombrar a estos dispositivos simplemente como KED. El OSS II (Oregon Spine Splint II) fue diseñado y comercializado a principios del año 1989 por la firma SKEDCO, más de 10 años después del lanzamiento del KED, lo que permitió analizar y corregir ciertos aspectos del mismo.

Presentación y empaque:
Junto con el chaleco se encuentra la bolsa de transporte (de Cordura® realmente muy resistente), 3 almohadillas semi-rígidas (2 simples y una doble), 2 cintas para la inmovilización lateral de la cabeza (una superior y una inferior), una tabla de inmovilización dorsal (para ser utilizada en la línea de camillas Skedco y evitar la compresión dorsal dentro de la camilla) y por último, un pack de 10 repuestos descartables de goma-espuma para la cinta de inmovilización superior de la cabeza. (Nota: La bolsa de transporte con todo su contenido está diseñada para colocarse en el interior de la camilla SKED una vez empacada y convertirla en una camilla apta para lesiones espinales a requerimiento)

Descripción del OSS II: En líneas generales mantuvo las características principales del KED, es decir:
-Translúcido a Rx; con lo cual el paciente puede ser radiografiado sin quitar el dispositivo.
-Sujeción abdominal de 2 cintas y 2 perneras o cintas inguinales.
-2 Cintas que inmovilizan por completo la cabeza (en conjunción con un collar cervical correctamente colocado) de poliéster entretejido (tipo cinturón de seguridad) de 5cm. (2” pulgadas)

Pros: Si bien la utilización del OSS II no es más compleja que la del KED, posee determinadas características que son completamente únicas lo cual lo convierte en un sistema en sí mucho más específico y técnico. La gran cantidad de detalles de diseño permiten que el chaleco en sí no sea solamente un dispositivo de extricación utilizable en la distancia entre Víctima-Ambulancia, sino un elemento incorporado en la cadena de traslado y atención pre-hospitalaria e incluso dentro del tratamiento definitivo intra-hospitalario.
Su utilización en situaciones con pacientes que presentan fracturas de clavícula; gracias al posicionamiento vertical de sus cintas toráxicas, está no sólo aprobada sino recomendada dada la posición recta y anatómica de la cintura escapular que brindan las mismas. Esto reduce el dolor del paciente, y en algunos casos, la hemorragia del mismo.

La utilización de 2 cintas por encima y por debajo de cada articulación escápulo-humeral; que normalmente se cierran cruzadas formando una “x” en el tórax del paciente, fijan todavía más el tronco al dispositivo. Esto reduce drásticamente las posibilidades de movimiento espinal en el traspaso de la víctima a un dispositivo definitivo. Existe sin embargo la posibilidad de utilizar dichas cintas en forma paralela a la columna vertebral, ajustando cada cinta inferior con cada cinta superior. Esta maniobra, que no resta seguridad al paciente, permite un acceso total al tórax del mismo, permitiéndonos realizar todo tipo de procedimientos como desfibrilar y monitorear el corazón, auscultar ruidos respiratorios y cardíacos, descomprimir neumotórax hipertensivos, etc., con la increíble ventaja de no tener que desempaquetar al paciente. Esta característica única sin duda lo diferencia y otorga mucha más ventaja sobre el KED.
Desde hace mucho tiempo determinadas lesiones cervicales o simples cifosis han complicado y demorado la extricación de pacientes graves y desafiado el ingenio de los operadores de emergencia, instándolos a ocupar los espacios vacíos con materiales de fortuna. Una distancia excesiva entre la calota (occipital) y la parte superior del OSS ll o cualquier otro dispositivo de extricación impiden una correcta inmovilización de las vértebras cervicales. Skedco ha tenido esto en cuenta y es por eso que unas prácticas almohadillas, dos simples y una doble, están incorporadas en el bolsillo lateral de la bolsa de transporte del OSS ll para suplementar el posicionamiento de la cabeza.
La diferenciación de las cintas de inmovilización superiores mediante el color de las mismas, y de las inferiores mediante los diferentes colores de las hebillas, permiten un ajuste confiable e incluso facilita un rápido control visual tanto en situaciones de alta como de baja visibilidad. La calidad de las hebillas permite interpretar el sonido seco de cierre como confirmación del aseguramiento de las mismas y su gran tamaño permite su manipulación con guantes de extricación o incendio sin problemas.

La Bio-Seguridad fue un claro objetivo en el diseño y producción del OSS ll. Claros ejemplos de esto son los pads de goma-espuma descartables para la frente del paciente (permitiéndonos reemplazarlos luego de cada utilización mediante un simple sistema de Velcro®) y los materiales completamente hidrófugos de toda la cubierta del dispositivo, (incluyendo las cintas de sujeción) que impiden la absorción de fluidos biológicos. Está específicamente diseñado no sólo para un correcto y técnico desempeño durante su utilización, sino también para facilitar su limpieza y manutención. La cubierta nos brinda la posibilidad de ser limpiada con una solución común de hipoclorito de sodio y agua, algo muy utilizado por el personal de emergencias y sin embargo muy pocas veces indicado. Todas estas cualidades sumadas resultan en un menor riesgo de infecciones cruzadas, gracias a la disminución del tiempo, elementos y complejidad del proceso de limpieza y manutención del equipo.

El OSS ll está diseñado para convertir la camilla de polímero Sked (de la misma firma), o incluso una camilla improvisada con una manta o sábana, en una forma de traslado para pacientes politraumatizados igualmente efectiva y segura que una tabla larga espinal. Esto ocurre gracias a una tabla rígida translúcida a Rx recubierta con el mismo material que el resto del dispositivo, que se coloca en el dorso del mismo mediante un amplio sistema de Velcro®, impidiendo cualquier tipo de movimiento de las escápulas que podría resultar en el agravamiento de una lesión pre-existente, o incluso generarla. (Nota: Este movimiento escapular sin esta tabla se produciría indefectiblemente de cualquier otra manera, dada la concavidad que generaría el peso humano en el material de la camilla.)

Cons: En varios ejemplares se observa un profundo desgaste del material exterior en la base del OSS ll del lado del paciente, generado por los ángulos del material rígido del interior del mismo y por excesivo espacio muerto entre las costuras superiores e inferiores. Este pequeño problema que atenta contra la durabilidad del OSS ll, podría ser fácilmente solucionado en fábrica tanto reduciendo el anteriormente citado espacio muerto, como reforzando la base del mismo.

Conclusión: Nos encontramos frente a un excelente dispositivo de extricación tipo chaleco, por no decir uno de los mejores de su tipo. La increíble capacidad técnica y versatilidad de su diseño lo hacen ideal para; con el entrenamiento adecuado, realizar una rápida evaluación del paciente combinada con una extricación igualmente rápida y efectiva y realizar el traslado al centro medico correspondiente sin verlo como un estorbo o una herramienta sin mayores utilidades, dada la increíble comodidad que proporciona al operador de emergencias.

©2009 GOER

1 comentario:

Luis Ricardo Martínez dijo...

Quiero felicitarles por este excelente blog del que todos (entusiastas o profesionales) disfrutamos, aprendemos y nos enriquecemos. Con el mismo ánimo de contribuir a la grancalidad de sus artículos, me gustaría hacer la observación que el término "extricación" es una mala adopción del inglés "extrication". Aunque este término ha sido ampliamente adoptado en el mundo de las urgencias, pienso que debemos buscar la mayor precisión posible en el uso de términos y conceptos. De modo que propongo el expañol "extracción". Además de este término, también hay muchos otros anglicanismos mal aplicados que incluso aparecen en las traducciones de prestigiados textos ("injuria" o "insulto cardíaco" o "arresto cardíaco" entre otros). Un saludo grande desde México.