lunes, 9 de septiembre de 2013

Opinión: Políticos en escena. Es necesario?


Seguramente usted habrá visto a lo largo de la historia mundial que en cada guerra, catástrofe o evento donde hayan existido pérdidas de vidas humanas o bien materiales, la aparición en escena de los encargados de dirigir los destinos de un país, siempre se hacen presentes en todos estos escenarios. Obviamente me estoy refiero a la clase política.

Estos individuos no mucho más diferentes que cualquier otro ciudadano común, fueron elegidos (en gobiernos democráticos claro está) por el pueblo para poder representar y plasmar en una figura representativa las necesidades y metas que la ciudadanía y la nación toda persigue como sociedad, pero a su vez también marcar el rumbo de nuestros destinos como miembros de una nación.

Claro está que así como el ser humano es variado y diverso en opinión, formación académica-cultural, moral y usos y costumbres entre otras, también lo son los políticos no solo como individuos en si, sinó como conjunto al estar éstos afiliados a un partido político en especial o bien una línea de pensamiento determinada.

Sin pretender hacer de este artículo un análisis político o de coyuntura nacional o internacional, me decidí a analizar la participación de las figuras políticas en escenarios de catástrofe debido a las recientes apariciones de estas figuras en distintas situaciones a lo largo de estos últimos 30 días; para así dilucidar cuál es realmente la finalidad y la profundidad de sus apariciones repentinas o bien cuál es el costo que todos pagamos por la famosa ¨propaganda¨ o bien al llamado marketing político.

El concepto de evaluación de un escenario

Cualquiera que haya pertenecido a una fuerza militar o haya tomado cursos de liderazgo o administración empresarial, sabe que no necesariamente es preciso estar físicamente en un escenario determinado para ejercer el comando y control de una determinada operación o misión específica. En esta línea de pensamiento estratégico, recuerdo artículos en las viejas ediciones del Manual de Informaciones del Ejército Argentino en la década de los 80’s o bien las palabras de viejos estrategas militares como el general germano-prusiano Carl Von Clausewitz, quien ya por aquel entonces en el siglo XVIII, destacaban que la guerra no la ganaba el ejército más poderoso, sino aquel que tuviese la información.

Es así como la información es vital para el proceso de toma de decisiones no solo en situaciones estratégicas como lo pueden ser definir el destino de una nación (como también en el terreno operacional en una guerra o en este caso un rescate), sino también en muchos otros ordenes de la vida personal de un individuo al tomar decisiones.


Claro está que el mundo ha cambiado y con las tecnologías y el acceso a la información en general.
Se imaginan las guerras románticas del medioevo o tan solo 200 o 100 años atrás, si los estrategas hubiesen contado con la televisión, internet, imágenes satelitales, enlaces de radio, radares o porque no algo más simple y cotidiano como un teléfono celular? Sin dudas existiría la gran posibilidad que el destino y el mapa mundial serían muy diferentes al que conocemos...

La información es vital y en este caso que nos compete a nosotros (el cual es un escenario de desastre o simplemente en una situación de rescate determinada), puede darnos la posibilidad de administrar mejor nuestros recursos disponibles, tomar acciones directas sobre un determinado objetivo en el terreno, administrar la logística correcta para el caso y sin dudas acelerar los procesos de búsqueda y rescate. La información es el ¨cómo?, cuando?, donde?, porque?, cuantos? y quién?¨ nos planteamos al arribo de un escenario determinado y generalmente poco conocido.

Ahora; es necesario que los políticos estén en un escenario de desastre en forma personal? No tienen o siguen una escala lógica y verticalísta dentro de las instituciones del estado recurriendo a subordinados o funcionarios específicos? No tienen acaso decenas de recursos para acceder a la información, quizás más que ningún otro individuo de la nación? Pareciera por lo visto que no, o que algo falla muchas veces cuando observamos estos casos, pero lamentablemente vemos que la propaganda es el mayor factor de movilización y motivación de estos individuos…


Como decía antes; así como un comandante debe estar dentro de una sala de situación  definiendo cada movimiento estratégico de sus recursos; un político debería hacer lo mismo desde su propio centro de operaciones al igual que lo hace un comandante de un equipo de rescate también. La toma de decisiones es fundamental para lograr un objetivo en forma exitosa, sin perder el foco del cuadro de situación, salvaguardando la vida de su propio personal, administrando recursos y tomando decisiones. Un político de alto rango debería dedicarse al terreno estratégico y nunca operacional.

Ahora me pregunto: Alguno de ustedes se imagina al presidente de los Estados Unidos caminando por encima de los escombros de las torres gemelas a menos de 48hs horas de haber ocurrido el hecho cuando todavía se esperaba encontrar personas con vida debajo de los escombros, tratando de escalar una pared derrumbada con sus zapatos de cuero fino y su camisa recién planchada con el fin de ¨evaluar¨ el cuadro de situación? No verdad? Este caso no solo plantéenselo con los EEUU, sino con cualquier político de un país del primer mundo. Piensen en una catástrofe y visualicen a algún político entorpeciendo el accionar de los rescatistas, parando las operaciones para poder acceder con su comitiva al escenario de un desastre o bien dirigiendo en forma táctica las operaciones en el terreno. Lo imaginan? Seguramente no en el primer mundo pero si en el nuestro verdad?

Presentarse a un escenario de desastre de gran magnitud por parte de un político, puede ser de gran ayuda moral para los habitantes de ese lugar, para las fuerzas intervinientes en el rescate o bien para direccionar elementos que la nación posee para acelerar el proceso de rescata o socorrismo de las personas en el escenario; pero repito, ¨caminar por encima de los escombros¨ (literalmente) no puede ni debe ser para un político una forma de mesura del desastre en si y mucho menos en la fase inicial de un rescate, parando o demorando las operaciones en el escenario.

Cabe aclarar que en la fotografía superior en este articulo, se muestra al ex presidente George W. Bush, en el 6to día de los trabajos de rescate, en una visita que duró 15 minutos justamente para alzar la moral de los trabajadores y rescatistas en el área del desastre producido en el famoso 11 de Septiembre del 2001. En dicha visita, no se le permitió ni siquiera a él ingresar en la zona roja o ¨zona caliente¨ debido a que las operaciones de remoción de escombros y rescate seguían en proceso.

La realidad es que parte de ser países subdesarrollados o en vías de desarrollo (caso República Argentina), por algo estamos como estamos debido a la fragilidad de muchas instituciones políticas las cuales están formadas por mucha gente de bien y profesional, pero también lamentablemente por acomodo o designación política, corrupción, desidia, falta de preparación y esa costumbre muy nuestra de los latinos de querer inmiscuirnos en todos lados y en el caso particularmente argentino, ¨figurar¨ a modo propagandístico.


Cuál es el costo operacional que se pierde con el arribo de políticos a un escenario de rescate? Que elementos se ganan y se pierden? Favorece a una misión específica?

El costo operacional es altísimo ya que en la mayoría de los casos  los políticos arriban dentro de las primeras 48hs del inicio de un determinado escenario entorpeciendo las operaciones de diferentes maneras al no solo bloquear y entorpecer el accionar directo de las fuerzas intervinientes en el escenario, sino al concentrar medios de prensa y aglomerarlos en un lugar, detener las operaciones durante sus recorridas y entorpecer el accionar de la comandancia al requerir información o tan solo al intentar de interiorizarse del caso y hasta muchas veces, querer dirigir parcialmente o totalmente las operaciones de rescate en vez de dejar éstas a manos de idóneos.

Esos recorridos en el terreno (por lo menos si utilizaran EPI…) no tienen otra finalidad que la fotografía tan ansiada para los medios como forma de herramienta de propaganda. Lamentablemente todavía hay muchos ciudadanos incautos que piensan que ¨figurar¨ significa que están haciendo algo positivo por el caso y ¨A los hechos me remito¨, en innumerables casos donde presidentes, gobernadores y otros políticos se han presentado, poco han aportado al desarrollo favorable de una misión, siendo las ONG's y la ayuda popular aun mas importante y decisiva que los propios medios aportados por la nación.

La realidad es que la hipocresía política nace primariamente por la inacción política en muchos casos, donde por falta de visión, estadísmo, corrupción y falta de acción directa sobre determinados asuntos, muchas veces causan desastres y pérdidas de vidas humanas (Ej: Tragedia de Once en el 2012, Cromañón, etc.). Esto claro, es parte de la hipocresía de la cual los políticos se olvidan cuando obtienen una segunda chance de mostrarse y usar la propaganda a su favor y en vez de nuevamente no cometer errores y administrar los recursos disponibles, se presentan tal ¨piloto de tormentas¨ como si fueran los salvadores del mundo no solamente no aportando nada positivo, sino también dejando un vendaval de dudas, tiempo perdido y muchas veces hasta cambiando el escenario de acción de los verdaderos profesionales e idóneos del caso.

Sobrevolar un escenario de desastre para entender su magnitud, acercase a un centro de operaciones para ofrecer recursos y levantar la moral de los trabajadores y algunas otras acciones directas son siempre útiles y bienvenidas, pero lo demás es patético y digno de una política mediocre. Se han conocido casos donde se demoraron operaciones de rescate específicamente y adrede, hasta que políticos de alta jerarquía arribaran al escenario para la tomar una fotografía. (Recuerdan los mineros de Chile y el posterior aumento de popularidad del presidente Sebastián Piñera, tan solo por nombrar un ejemplo?).

También existen situaciones especiales como las que se suceden en pequeños poblados del interior del país, donde muchas veces el intendente debe hacerse cargo de una operación en especial debido a la falta de recursos y profesionales para administrar o llevar a cabo el comando y control de una misión específica, actuando con los medios disponibles del caso, como un gerenciador de recursos. Esto está perfecto y es entendible.

Podríamos hablar mucho de este tema, pero la realidad es que podemos hacer poco en muchos de los casos más que acatar a la autoridad y ver el desfile de estos individuos, o bien podemos hacer mucho a la hora de votar a quienes dirigen los destinos de nuestras naciones y siempre tener memoria de ¨quién es quién¨ en el quehacer de los destinos de una nación. 

El creador de la propaganda Nazi Joseph Goebbels decía ¨Miente, miente; que algo quedará…¨. No adhiero al pensamiento nazi en lo absoluto, pero tengo que admitir que eso es verdad; pero en mi lenguaje criollo yo agregaría a esto la siguiente frase popular ¨La mentira tiene patas cortas…¨ y como todo en todos los órdenes de la vida ¨Todo tiene un punto de inflexión donde el cansancio llega y es tiempo de decir BASTA.¨

Inst. Facundo García
Capitán / Comité Directivo
GOER – Argentina


©2013 GOER
Licencia de Creative Commons

4 comentarios:

Carlos Alberto (PFA) dijo...

Todo los rescatistas que estabamos en la tragedia de Rosario vivimos como el chanta del ministro Berni paraba todo el operativo cuando llegaba con su gente y por eso el enojo de las familias cuando se paraban los trabajos de rescate por inoperancia y la hipocrecia justo llega la Presidenta. Unos ignorantes que viven de la demagogia. Muy buen articulo y lo apoyo plenamente no podria estar mas claro

Roberto Lamonega dijo...

Exelente articulo GOER, muy cierto y muchas agallas para hab;lar de lo que muchos no se atreven. Sigan asi. saludos hermanos!

Beatriz Hernández dijo...

Desafortunadamente sucede en todos los países,y México no es la ecepción, en Tabasco específicamente cuando gobernaba Andrés Granier, y se sufrieron las peores inundaciones, el Gobernador arribaba a diferentes lugares, donde la población civil estaba realmente tratando de ayudar a contener el agua, se tomaba la foto y de inmediato se retiraba con el sequito que lo acompañaba, QUE VERGUENZA!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Son escenarios abusados para hacer. Marketing politico