martes, 7 de diciembre de 2010

Tech Tip: Cuidado del calzado de montaña

Uno de los elementos más utilizados por todos los operadores de rescate sin dudas, es el calzado de protección personal, sea este para la industria, el ambiente urbano o la montaña. Éste forma inequívocamente parte del EPI de cualquier operador y no solo protege al pié de golpes, torceduras o caída de objetos; sinó también del frio, la nieve o el agua, brindándonos confort y seguridad en cada misión.

En este breve artículo quisiéramos pasarles algunos ¨tips¨ para tener en cuenta la próxima vez que usted deba limpiar y reacondicionar su calzado para su próxima misión.

Cómo puedo cuidar de mis botas correctamente?

La suciedad y la humedad tienen poco efecto en las botas de cuero si éstas están bien cuidadas. El tipo de atención puede alargar significativamente la vida útil de las botas ya que el cuero es un material natural en bruto que necesita ser cuidado. El cuero original es un material natural que así como la piel; éste respira, pero al haber perdido sus glándulas sebáceas (las cuales le proporcionaban una mezcla de grasas, colesterina, proteína y electrolitos que le brindaba flexibilidad e impedían que este se reseque); es por ello que ahora debe ser mantenido artificialmente para que éste no se reseque, agriete y pierda sus propiedades. A fin de mantener las cualidades excepcionales del cuero, el cuidado apropiado regularmente es vital.

La fotografía muestra las botas después de su uso duro en campo abierto. Las botas mojadas y el cuero están cubiertos de suciedad.

1- En primer lugar remueva las plantillas y cordones

A las botas se les debe permitir que el aire circule correctamente y se sequen después de cada uso. Es bueno remover las plantillas y cordones, dejarlos secar y luego abrir completamente la bota. La plantilla absorbe mucha humedad, que se disipará y secará mucho más rápido fuera de la bota. Esto es importante de recordar durante misiones prolongadas durante varios días. En un ambiente ideal, las botas de cuero se deberían secar por 24 horas antes de que sean usadas de nuevo. Si se requiere; las plantillas y cordones pueden ser lavados por separado a mano o lavarropas. Es recomendable una vez secas las plantillas, rosearlas con algún desodorante para pies y/o fungicida o desinfectante para evitar la acumulación de posibles hongos o mal olor.

2- Extracción de la suciedad de las botas de cuero

Una vez que las plantillas y cordones han sido removidas, la suciedad se debe eliminar del cuero. Para botas muy sucias se aconseja un producto de limpieza específico de calzado, el cual eliminará la suciedad aún más resistente. Para los niveles normales de suciedad, una suave cepillada bajo el agua corriente tibia será suficiente. Cuando utilice productos de limpieza (pan de jabón, detergentes, etc.), asegúrese de luego impregnar el cuero con algún protector/impermeabilizante, ya que después del lavado los poros del cuero quedan abiertos (la impregnación los cierra de nuevo). Nuevamente, se recuerda haber removido los cordones, para que durante la limpieza y posterior impregnación, podamos acceder a lugares escondidos de dificil acceso (especialmente la lengüeta).

3- Elimine la suciedad del cuero con agua tibia

Cepille las botas a fondo para que el cuero pueda respirar de nuevo y sus propiedades revivan. Verá cómo el agua es inmediatamente absorbida por el cuero. El jabón neutro y agua tibia suelen ser un buen sustituto para los productos especializados de limpieza y también se puede utilizar para limpiar las plantillas. Ahora el cuero se encuentra en un estado sin protección.

4- Para proteger el cuero del agua, debe ser impermeabilizado

Las botas limpias poseen todavía los "poros abiertos" y absorben más agua debido a la aplicación de productos de limpieza durante el lavado. Con el fin de "cerrar" los poros del cuero nuevamente, un espray específico (Nikwax, etc.) de impregnación debe ser primero aplicado cuando todavía están húmedas.

La impregnación del cuero impide la absorción de agua, sin embargo el cuero aún conserva sus propiedades para respirar. Cueros lisos o encerados son más fáciles de cuidar que el nubuck o gamuza y más resistentes al agua y la suciedad.

5- Se debe aplicar periódicamente crema o cera para mantener y proteger al cuero

Una vez que las botas han sido impregnadas con algún espray a prueba de agua también deben regularmente recibir una mano de crema o emulsión de cera y estos ser frotados o pulidos en ellos (con un cepillo), sobre todo cuando han tenido algún remojo o exposición prolongada al agua. El agua junto con la suciedad, arrastra algunas de las propiedades del cuero. Si éstas sustancias no se sustituyen en forma artificial, el cuero se seca y finalmente se vuelve quebradizo (La bota de cuero sería irreparable y el cuero duro no es flexible y tira contra las costuras), es por ello que una crema o cera es recomendable para re-hidratarlo.

El uso de un secador de pelo para generar un poco de calor, puede mejorar la absorción de la crema en el cuero. El cuero legítimo sólo mantiene su forma y se mantiene flexible y resistente cuando más se utilizan productos para el cuidado del mismo.

Después que la crema o cera se ha aplicado, las botas deben tener tiempo suficiente para secarse.

Nunca coloque las botas a secar en un radiador, cerca del horno, en un parabrisas de un coche, en el maletero, etc. El cuero mojado se "quema" (se vuelve quebradizo y se contrae) con mucha facilidad. Esto se traduce a menudo en rasgones irreparables en la superficie, particularmente en donde se forman las arrugas al caminar (pliegues). Los ganchos y remaches también participan de este mal efecto al contribuir con la tensión en el calzado y dañarlo si este es secado artificialmente. Lo mejor es dejar el calzado lejos de fuentes de calor o sol, en un lugar bien aireado.

6- Uso de cremas en nobuck y gamuza

Las botas de nobuck y gamuza que han tenido un amplio uso, también deben ser lavadas con agua y luego tratadas para que no se resequen. Aquí también recomendamos el uso de una crema o liquido a base de cera, que se puede aplicar con una esponja. Este tipo de cremas son más líquidas y son menos propensas a obstruir los poros y la textura del cuero que las cremas con un alto contenido de cera. El cuero del forro interior, también debe ser mantenido con una crema de manos o hidratante, ya que este sufre la agresiva transpiración del pie debido a las sales que esta contiene, las cuales resecan, endurecen y vuelven quebradizo al forro interior. Si el forro interior es de Gore-Tex, este no precisa cuidados especiales excepto el lavado con agua y jabón convencional, ya que si se encuentra sucio, la membrana perderá su efecto impermeable.

7- El uso de grasas y aceites

Las grasas; y sobre todo el aceite, hacen que el cuero sea muy flexible y prácticamente a prueba de agua, pero la estructura de las botas se ve comprometida si los poros del cuero se cierran, lo que significa que ya no es respirable (el efecto ¨bota de goma¨), con una consecuente condensación interna mayor.

8- Mantener el aspecto del nobuck y gamuza

A efectos visuales o estéticos, por favor tenga en cuenta que la superficie del cuero nobuck y gamuza se vuelve más lisa y brillante (más oscura) cuando se utiliza crema. Use un cepillo suave para frotar la crema de cera a fondo. El cepillado también genera calor, que ayuda con la absorción de la crema en el cuero, dejándolo menos brillante y con una textura parecida a la original. Antes de aplicar estos productos, siempre pruebe en algún área oculta del calzado (Ej. Lengüeta) para ver si la textura es de su agrado.

Un cepillo de alambre para gamuza se puede utilizar para levantar la piel de la gamuza de nuevo, (que se ha obstruido por la aplicación de cera) pero nunca tendrá exactamente el mismo aspecto de cuando éste era nuevo. Esto no es necesario en cueros lisos.

La imagen muestra claramente la diferencia entre la superficie cepillada y la no cepillada.

Una vez que la cera ha sido absorbida por el cuero, las botas de nuevo deben ser tratadas con un agente de impermeabilización (Scotchgard, Nikwax, etc.). El agente de impermeabilización no tendrá efecto completo hasta las 24 horas después de que éste sea aplicado. Con el uso, (unas 2-3 semanas) la impermeabilización también pierde parte de su efecto. Lo ideal es tratar las botas un día antes de usarlas.

La impregnación del cuero mantiene la propiedad del cuero de respirar. El cuero no solo no absorberá el agua, sinó también será menos propenso a que la suciedad en sí se pegue a él. Además, la capa de cera también evita que las piedras cortantes o paredes de roca; durante un trekking o escalada, dañen el cuero. El cuero seco por otro lado es mas fácil de resquebrajarse y dañarse más rápido.

- Probando el procedimiento de cuidado en cuero verdadero

Si las botas están bien enceradas y tratadas, el agua formará gotas como se muestra en la fotografía. Esto significa que el cuero está perfectamente protegido. Si las botas tienen éxito en esta prueba, entonces usted puede felicitarse por el cuidado correcto que le ha dado al cuero. Recuerde que el tipo de atención que usted les brinde a sus botas puede alargar significativamente la vida útil de las mismas.

- Almacenamiento de las botas

El mejor lugar para guardar las botas de cuero en una bolsa o caja de zapatos, en un lugar seco y bien ventilado. Una horma de madera le ayudará a mantener su forma durante el almacenaje y evitar pliegues en el cuero. Nunca guarde las botas mojadas en habitaciones húmedas o en el automóvil. Éstas podrán formar moho, hongos y hasta pudrir el cuero.

Si sus botas están todavía húmedas, se recomienda colocar papel de periódico en su interior, específicamente en la punta del pie sobre todo. El periódico absorbe la humedad y también ayuda a mantener la forma. El periódico debe ser cambiado cada día hasta que las botas se hayan secado.

La utilización de desinfectantes en aerosol, desodorante para pies y fungicidas en aerosol, es recomendable para evitar la formación de hongos y sobre todo mal olor. No utilice polvo pédico, ya que éste se acumula en los pliegues internos de la bota, se humedece y acarrea suciedad y mal olor.
Los cueros secos, tienden a hacer ruidos chirriantes al rozar entre si. Para evitar este efecto, aplique la crema más intensivamente en los puntos de roce.

Los ácidos, la gasolina y las deyecciones liquidas atacan especialmente los materiales de las suelas y los pegamentos utilizados en ellas. Evite tomar contacto con éstos y de ser necesario, lave inmediatamente el calzado de formal convencional. En el caso de contacto con fluidos corporales (EJ: Sangre, Saliva, Vomito, etc.) realice una inmersión total del calzado en una mezcla de agua clara templada, colocando aprox. 30 gotas de Diyodo preferentemente o Espadol (cloroxilenol) c/10 litros de agua y proceda a realizar una inmersión total del producto por un lapso de 30/40 minutos, antes de iniciar el ciclo de lavado normal citado anteriormente.

Si usted normalmente brinda este tipo de cuidados a las botas de cuero, éstas le darán muchos años de fiel servicio.

©2010 GOER
Licencia de Creative Commons

2 comentarios:

mateo avendaño dijo...

hola quisiera saber como quitar la mancha de sol en mis botas, compre unas ayer y se me mojaron sin saber que se manchaban las coloque en el sol ayudaaa

Maru dijo...

Tengo unas zapatillas para montaña que me compre no hace mucho pero no se como lavarlas, ya que en la lavadora se me van a arruinar