viernes, 14 de agosto de 2009

Noticias: Debriefing de la misión en Malawi, África

El día Lunes 10 de Agosto pasado, arribó a la Argentina el capitán Facundo García desde el aeropuerto de Johannesburgo, Sudáfrica; luego de 14 días de intensas operaciones en la localidad de Mulanje, Malawi; participando de la misión internacional de rescate con el ARTI task force.

Esta semana los miembros del GOER estuvieron reunidos para participar del debriefing donde se conversó varios aspectos de la misión, la cual fue muy positiva y enriquecedora por tratarse de un ambiente geográfico muy particular, situado en un entorno político y social diferente a los lugares donde el GOER suele operar.

Como aspectos generales, dicha misión contó por momentos con más de 80 personas involucradas directamente en la misión. El ARTI task force, más guías del lugar, porteadores y voluntarios, estuvieron durante 8 días consecutivos literalmente ¨barriendo¨ la montaña, divididos en varias patrullas coordinadas desde el centro de operaciones montado en el MMCT. Estas patrullas por lo general de 12 hombres cada una, totalizando a veces hasta 5 al mismo tiempo; recorrieron durante 12 horas diarias sin descanso la totalidad del monte Sapitwa, alrededores y valles anexos. La estrategia inicial, fue dividir la montaña en 3 sectores: valle, media y alta Montaña. Sectores que fueron día a día, circulando y barriendo de forma descendente, para así cubrir todo el sector.

Como datos interesantes, el equipo ARTI recorrió en totalidad alrededor de 89kms. en forma lineal, más unos 8900mts. en forma vertical, ascendiendo a 4 picos de más de 3000mts. Todo esto en solo 8 días. Operando desde las 7am a 6pm todos los días, mas las horas de pre-planning y equipamiento, las patrullas trabajaron en promedio 14 horas por día. Por lo general, este ritmo no es aconsejable, pero el equipo quiso extremar las posibilidades de poder hallar con vida a la víctima y tomó esa decisión.

Luego de estos 8 días de operaciones continuas en las que participó en 3 jornadas un helicóptero rentado por la familia (el cual viajó 10 horas desde Sudáfrica para sumarse al equipo); éste, logró recorrer en su totalidad los casi 98km cuadrados del macizo de Mulanje, barriendo valles, cañones, collados, bosques y lugares de difícil acceso.

Con temperaturas que oscilaban de día los 25°C y de noche hasta los -4°C, el equipo de alta montaña permaneció barriendo el pico mismo del monte Sapitwa por 3 días. El pico, tiene una superficie de casi 450mts cuadrados plagados de boulders, matorrales y fisuras de hasta 10mts. de profundidad; sumado a centenares de cuevas y repisas donde la víctima pudo haber caído. En esos 3 días, se revisaron más de 60 fisuras y cuevas alrededor del pico sin ningún indicio.

Cabe destacar que el último LKP (Last Known Point), fue en el campamento base de Chisepo Hut, con lo cual los equipos de rescate no tenían la certeza si la víctima había hecho o no cumbre en el Sapitwa. Por ello, debieron barrerse todos los picos aledaños, valles y cañones, para no descartar la posibilidad de que la víctima se hubiese extraviado en el rumbo a Sapitwa y hubiese tomado otro rumbo errático.

Los equipos de rescate contaron con paneles solares, teléfonos satelitales, sistemas SPOT, radios conectados a una repetidora privada y en casi momento, telefonía celular con tecnología BlackBerry; lo cual permitía que cada operador pudiese recibir en su propio email, la cartografía y los progresos de las demás patrullas en tiempo real, gracias a los boletines emitidos varias veces por día por parte del comando central de operaciones en el MMCT. Todo esto sumado a unos equipos de GPS de última generación, que no solo reciben sinó emiten una señal de posicionamiento al satélite, los cuales pudieron brindar minuto a minuto al centro de comando, todos los itinerarios exactos de las patrullas y así lograr una coordinación perfecta sobre el terreno.

La logística fue extremadamente importante en cuanto al reaprovisionamiento, ya que casi 35 personas permanecieron en la media y alta montaña durante los 8 días de patrulla. El acarreo por parte de los porteadores fue crucial.

Para tener una idea de cuales podrían haber sido los pasos de la víctima luego de dejar el refugio; se tomaron muestras de botellas plásticas, papeles sanitarios, etc. sobre el terreno, ya que al no tener pistas concretas sobre el recorrido de la misma, estos elementos podrían dar luego gracias al análisis de ADN, la certeza de si la víctima estuvo en determinado lugar. Para esto, además de las muestras, se fotografió el terreno y marcó en el GPS la posición exacta de cada elemento.

Luego de dar por suspendida la búsqueda de la víctima, al no encontrarse ningún tipo de rastro de la misma, en el noveno día, la Policía local obtuvo la información por parte de un leñador local; que hacía unos 3 días había visto una persona blanca recostada a unos 80mts. sobre una colina enfrentada a la zona donde este leñador solía frecuentar. De inmediato, se comisionó a 3 equipos de búsqueda, los cuales partieron de inmediato hacia la zona aproximada marcada por el testigo. Zona a la cual se tardó 5 horas en acceder debido a la dureza del terreno, a pesar de que la patrulla de avanzada iba extremadamente liviana para poder llegar cuanto antes al escenario. Irónicamente, la víctima fue encontrada a tan solo 130mts. de una de las rutas realizadas por una de las patrullas días anteriores.

Al arribo, se pudo constatar positivamente que la víctima se trataba de Gabriel Buchmann; el cual se encontraba sin vida tendido cerca de una roca, con todas las pertenencias citadas por el último testigo que lo vió con vida.

La víctima vestía ropas de algodón, inapropiadas para el ambiente de montaña; una cámara fotográfica, una botella pequeña de agua y un cuchillo. Lamentablemente, toda la vestimenta era de colores tierra, kahaki y marrón, con lo cual se hizo extremadamente dificultoso el reconocimiento del cuerpo en el terreno por parte de los observadores aéreos.

En la fotografía satelital que aquí se observa, pueden verse en color celeste, las zonas recorridas durante los 8 días de operaciones en el terreno. En amarillo, se marcan las rutas preestablecidas en la montaña y barridas los días previos al arribo del equipo ARTI, por parte de las fuerzas locales.

Por como se encontró el cuerpo y las fotografías tomadas por la víctima (analizadas luego por el equipo de rescate y la familia), la misma logró hacer cumbre en el monte Sapitwa bajo una tormenta que imposibilitaba una visual del terreno a más de 3mts. de distancia. Al intentar descender, la misma perdió el rumbo, caminó por un collado hacia la cumbre sur, donde permaneció esa noche dentro de una cueva totalmente mojado y sin posibilidad de realizar fuego. Sin dudas, este ultimo factor fué crucial, ya que hubiese podido no solo mantenerse caliente y secar sus ropas, sino también haber realizado una señal lumínica.

Al día siguiente, siguió en dirección errática hacia un acantilado de la pared sud-este del pico sur, donde comenzó a descender en una colina de más de 58° de inclinación. Allí intentó procurar refugio y debido a la hipotermia, comenzó a quitarse algunas ropas (encontradas en el lugar) y bajo una severa hipotermia pereció por falla cardiaca (informe forense).

El cuerpo de la víctima debió permanecer en el refugio Chisepo Hut conjuntamente con las 3 patrullas de rescate comisionadas para su recuperación y al otro día fue descendido hacia la base operativa del MMCT, donde la policía local lo transportó a la universidad local de medicina para practicarle la autopsia correspondiente y liberar así el cuerpo para ser repatriado a su país natal, Brasil.

El equipo ARTI permaneció 2 días más en Malawi y retornó a sus países de origen. Esta fue una misión muy dura debido al terreno escarpado que dificultó mucho las tareas terrestres, las cuales fueron extremadamente arduas y duras, con el afán de encontrar a la víctima. El trabajo conjunto del ARTI task force (CIRO-GOER) conjuntamente con el quipo de rescate de Mulanje y las fuerzas locales, fue una puesta a prueba de la coordinación del grupo, la cual demostró una perfecta unión entre los miembros y sus capacidades operativas.

Todos los miembros del ARTI task force, envían sus condolencias a familiares y amigos de la víctima.

©2009 GOER

2 comentarios:

Carlos Amoedo Lopez dijo...

Hola, los felicito por la mision la verdad que a parecido muy dura y han echo un gran trabajo. tienen mas dfotos, por ejemplo del chico muerto cuando lo encontraron?
muy bueno blog, lo mejor que e visto y muy buiena informacion. saludos de Venezuela.
Carlos Lopez, rescatista

GOER dijo...

Estimado Carlos,
Agradecemos su interés en el Blog GOER. Tenemos decenas de fotos y videos sobre la misión, las cuales son muy ¨pesadas¨ para ser subidas al servidor, con lo cual se nos hace imposible subir a todas ellas.
Por otra parte, ni en esta ni en ninguna otra misión, el GOER publicará ninguna fotografía y/o video sobre una víctima que haya perdido su vida en una situación fortuita. Este material es EXCLUSIVO del grupo para motivos legales, científicos y como material de estudio y a su vez por ser un material explicito, nos parece una falta de decoro y respeto hacia la víctima y hacia la familia del difunto; el cual nos merece el mayor de los respetos en cualquiera de los casos. A su vez, este material no concuerda con los términos y condiciones de este Blog, los cuales puede usted encontrarlos en la publicación del 29 de Abril del 2007, en nuestro archivo del blog.
Saludos cordiales.